Poetas con Luz AmbienteJosé López Martínez

Poetas con Luz Ambiente, José López Martínez

“El autor de estas líneas entiende que la esencia de su poesía debe quedar reflejada en un nuevo concepto de la vida, en los temblores de una metafísica existencialista”.

La primera vez que coincidí con José López Martínez, fue allá por finales de los 80 en la Casa de Castilla La Mancha de Madrid. Son varias veces las que a partir de esa fecha hemos vuelto a coincidir. El de conferenciante y yo de fotógrafo en la Feria Nacional del Vino -FENAVIN- .

En esta ocasión, ninguna de las luces anteriores es con las que retrato a José. Son las luces de su casa las que en esta ocasión, las que tengo que ver y analizar para fotografiarlo; tengo la posibilidad de elegir entre diferentes calidades y fuentes de luz.

Acabé eligiendo la luz artificial que le proporciona su flexo en el escritorio. La elección fue fruto de la conversación que momentos antes había tenido con él, en la que me hablaba de experiencias con otros poetas de renombre a lo largo de su ya dilatada carrera literaria y de su jornada de trabajo que aún sigue manteniendo, y que termina ya muy de madrugada escribiendo o leyendo en su mesa de trabajo.

Si tuviera que justificar la elección de esta localización, diría que lo he visto retratada multitud de veces e incluso yo también he contribuido a la imagen que tenía grabada de él tras una mesa de conferenciante. Pero al verlo en su despacho detrás de la mesa, se me vino a la mente la imagen del trabajador incansable de las letras que es.

José López Martínez ©Pepe J Galanes

José López Martínez

Antonio Machado describió su propia poética cuando dijo  que la poesía es la palabra esencial en el tiempo. El tiempo, el espacio, la memoria. En definitiva,  la fuerza creativa de la imaginación. Ese es el camino que el poeta intenta recorrer a través de su obra. Juan Ramón Jiménez pedía a su inteligencia le concediese dar con la palabra justa, hallar  el nombre exacto de las cosas. Para no   confundirse así mismo ni confundir a sus propios lectores: la palabra creada nuevamente por su espíritu.

El autor de estas líneas entiende que la esencia de su poesía debe quedar reflejada  en un nuevo concepto de la vida, en los temblores de una metafísica existencialista.

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario