Poetas con Luz AmbienteJavier Márquez

Poetas con Luz Ambiente, Javier Márquez

“Mi poesía desemboca con frecuencia en la composición de canciones junto a una de mis guitarras. Ando por el mundo convencido de que la música sin texto no es más que un decorado, muchas veces bonito, pero quizá incompleto. Una canción con unos buenos versos es el objeto creativo artístico con la carga emocional más memorable del mundo”.

Cuando me planteé el proyecto de PLA no era consciente de la gran cantidad de poetas a los que iba a conocer y lo amplio del espacio creativo que conlleva la poesía. Es cierto que el fiel de mi balanza a la hora de decantarme, no es de precisión y tal vez por este mismo motivo, se me descubre el mundo de la poesía musicada en nuestro tiempo.

A diferencia del mundo de los trovadores de los siglos XII y XIII… que no juglares. Trato de establecer cierta similitud con los “trovadores actuales”, que sin pertenecer al grupo social de la nobleza y no componer “bajo las estrictas reglas aprendidas en las Escuelas Palatinas y Monásticas sobre gramática, Métrica y Retórica “, siguen existiendo.

Javier es un artista, es músico, escribe poesía y la convierte en letras para sus canciones. Sus letras no obedecen a métricas, es autodidacta y la poesía en la que se apoya “es libre”. Sus letras hablan de manera anárquica de las cosas tal cual las siente para librarse de las ataduras sociales.

Su espacio está lleno de “artilugios para la música”, guitarras varias, órgano, etc. Me surge de inmediato la cuestión, ¿estoy en un espacio de Poetas con Luz Ambiente? ¿con qué luz voy a retratarlo? En cuestión de muy poco tiempo la duda se resuelve sola. Sus letras, su tiempo, su luz se ubican en el pc; por lo tanto, es una fuente de luz como otra cualquiera y esa es la luz con la que he querido retratar a Javier.

Javier Márquez

Javier Márquez

Desde siempre me recuerdo como lector empedernido de los temas más variopintos, fascinado por las palabras y las frases, compulsivo tomador de notas en cualquier lugar que me encontrase. Con el tiempo esa buena costumbre se convirtió en una necesidad que me empujó a poner por escrito mis ideas y principios buscando esa verdad encerrada en el profundo abismo que todos tenemos y donde a la mente humana le cuesta tanto penetrar;

una eterna reflexión de la siempre interminable lista de cosas por razonar que sirve, sobre todo, para poner en orden y darle forma a nuestros propios pensamientos.

Mi poesía desemboca con frecuencia en la composición de canciones junto a una de mis guitarras. Ando por el mundo convencido de que la música sin texto no es más que un decorado, muchas veces bonito pero quizá incompleto. Una canción con unos buenos versos es el objeto creativo artístico con la carga emocional más memorable del mundo.

En mi temática me gusta combinar ramas del saber antagonistas y convertirlas en complementarias en una creación eminentemente multidisciplinar, tratando de dar un toque renacentista a esta sociedad que nos encamina a la especialización, que no es otra cosa que una especie de lobotomización de la creatividad y la diversidad. Intento luchar contra los prejuicios, con tolerancia cero a los dogmas, los sesgos interesados y la autocomplacencia, siempre inmerso en la curiosidad y las ganas de aprender destrezas nuevas, esa fuerza motriz que me define más como explorador que como soldado.

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario