Poetas con Luz AmbienteAntonia Cortés

Poetas con Luz Ambiente, Antonia Cortés

“Indisciplina, caos, impulso, búsqueda, ternura, sueños…quizá todos estos ingredientes hacen que mi poesía sea escrita a las cuatro de la madrugada, porque los versos danzan en mi cabeza y no me dejan dormir; en una servilleta de un bar mientras espero la llegada de alguien; en lo alto de unos peñones cuando el cielo rojizo me hace sentir que soy una privilegiada; mientras paseo en silencio y dos manos ancianas me obligan a detenerme y sacar mi cuaderno y el boli; o sentada en el suelo, donde leo, estudio y trabajo”.

Antonia y yo nos conocemos hace ya muchos años. Ella, directora del gabinete de comunicación de la UCLM y yo, fotógrafo de la Revista de Castilla La Mancha, o sea, cuestión profesional; pero nada cercana a su labor poética, aunque sí conocida por la cantidad de veces que hace aparición en medios públicos.

El contar con su colaboración en el proyecto de PLA, aparte de mi agradecimiento, también ha sido motivo de volver a coincidir en el tiempo.

El descubrir su luz, al igual que con todos lo poetas, pasa por una charla más o menos larga en la que a medida que avanza, por si sola fluye la información necesaria que requiero para retratar en las diferentes localizaciones. En este caso, a medida que me contaba, me iba solucionando la toma.. anárquica en el orden de consultar los textos, sus notas en la hoja de un calendario, en una servilleta: “cualquier soporte es bueno para retener cualquier idea que se revela”, el suelo como lugar en el que se encuentra cómoda…

El retrato, según me iba contando, lo tenía más cerca… lo tenía delante y solo era cuestión de montar la cámara sobre el trípode y a medida que la charla se iba sucediendo, la sesión de manera paralela se iba solucionando.

Antonia Cortés ©Pepe J Galanes

Antonia Cortés

A veces, las emociones se quedan atascadas, bloqueadas en algún lugar del alma; las experiencias vividas, los hechos que uno ve, que te cuentan, se esconden en cualquier rincón para no ser encontrados como un niño atemorizado. Entonces, es necesario desbloquear, buscar y diseñar ese camino para canalizar y colocar cada sensación en el lugar que debe estar. Quizá, ahí, entra mi poesía, en esa necesidad vital de expresar lo que en ocasiones tanto cuesta.

A veces, también, la vida te llena de inmensidad, te regala hermosas sorpresas o ves cómo les llegan a otros y, de nuevo, las emociones se amontonan y, entonces, buscan ese refugio para que no se vayan, a la espera de que llegue el turno para convertir en palabras escritas todo aquello que se quiso decir y que, por lo que sea, no se dijo. Y todo lo sentido, bueno o malo, se reconcilia en esa página en blanco que abraza y calma sin pedir explicaciones, y que solo cuando se es consciente de que será leída por otros produce cierto respeto.

El tiempo, su paso veloz, me hace reflexionar sobre lo que nos estamos perdiendo por no saber pararlo. Por eso, mis versos, a veces, gritan con dolor, con rabia, con incomprensión… o regresan al origen, a la tierra, al cielo, a la lluvia, al mar, a esos paisajes tan nuestros… A la belleza que te envuelve y te sana cuando la maldad hiere, los sentimientos se revuelven, las ausencias pesan o la grandeza te desborda.

Indisciplina, caos, impulso, búsqueda, ternura, sueños…quizá todos estos ingredientes hacen que mi poesía sea escrita a las cuatro de la madrugada, porque los versos danzan en mi cabeza y no me dejan dormir; en una servilleta de un bar mientras espero la llegada de alguien; en lo alto de unos peñones cuando el cielo rojizo me hace sentir que soy una privilegiada; mientras paseo en silencio y dos manos ancianas me obligan a detenerme y sacar mi cuaderno y el boli; o sentada en el suelo, donde leo, estudio y trabajo. Una poetisa sin horas, que se conmueve, que escucha la llamada de alguna de aquellas emociones cuando necesita salir de ese rincón donde quedó a la espera; que avanza junto a la inquietud y la esperanza.

Los versos son mis compañeros de la vida; mi poesía, una necesidad que hace más fácil lo difícil.

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario