Poetas con Luz AmbienteIsabel del Rey Reguillo

Poetas con Luz Ambiente, Isabel del Rey Reguillo

“Cuando yo era niña, mi padre adivinó ese futuro sentimiento mío. Por eso, si me veía asomar la tristeza por la mirada, antes de que se me convirtiera en sufrimiento, me recitaba un poema, gesticulando mucho, y me convertía el llanto en risa”

Una vez más, se me presenta el dilema, “la estética o la connotación”. Con Isabel la elección no ha sido difícil; después de unos previos, mediante llamada telefónica y por último la charla durante la sesión. Han sido motivos más que suficientes para la elección de este retrato.

Desde siempre Isabel se ha relacionado con el arte en distintos cometidos: música, fotografía, poesía…

Al momento la viveza de sus ojos y actitud, saca a relucir en ella que es una mujer muy polifacética. De ahí, todas las actividades en las que ha estado inmersa y que suele darse en personas inquietas como Isabel, es un común denominador.

Toda la sesión la desarrollamos en diferentes estancias de su casa. Espacios amplios, luminosos con multitud de elementos que se podían utilizar como atrezzo para complementar a Isabel y “su luz”. De todos ingredientes, uno destaca. El Quijote, su libro por antonomasia; ese es le motivo de retratarla entre Quijotes dentro de  diferentes registros, la escultura y la escritura.

Isabel del Rey ©Pepe Galanes

Isabel del Rey Reguillo

Para mí la poesía es mirar DESDE EL BALCÓN DEL ALMA, descubrir los VERSOS DE LA ESCUELA de la vida, fértiles TRAZOS DEL TIEMPO, y emprender después infinitos VUELOS DE NAVIDAD en el amor CON los sueños viajando en ALAS DE PAPEL[1].

Cuando yo era niña, mi padre adivinó ese futuro sentimiento mío. Por eso, si me veía asomar la tristeza por la mirada, antes de que se me convirtiera en sufrimiento, me recitaba un poema, gesticulando mucho, y me convertía el llanto en risa:

Esas dos líquidas perlas

que se desprenden tranquilas

de tus radiantes pupilas

convidándome a beberlas…

Tardé mucho en saber que un poeta llamado José Zorrilla había escrito tales versos… ¿para mí? Lo cierto es que la música de esa estrofa quedó, ya para siempre en mi memoria,  ligada a una cascada de risas. Tal vez, con aquel bello proceder de mi progenitor me nació el amor por la poesía.

 


Algunos de mis poemas están recopilados en estos cuatro libros, cuyos títulos me han dado el pie para definir lo que yo entiendo por poética:

Desde el balcón del alma (nº 7 – Colección de poesía Tahona de Pan de Trigo – 1997), Versos de escuela (dedicado a los responsables de la educación, Ediciones Soubriet – 2004), Trazos del tiempo (nº 13 – Colección de poesía Tahona de Pan de Trigo – 2009) y Vuelos de Navidad con Alas de Papel (libro solidario pro asociaciones discapacidad. Ed. Calíope – 2018)

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario