Poetas con Luz AmbienteElisa Toledo

Poetas con Luz Ambiente, Elisa Toledo

A veces duele describir lo que parece perfecto y yo lo contemplo lleno de defectos, por su contra los defectos llenos de belleza intensos; algunas sonrisas ocultan lamentos, algunos actos no entiendo cuando crean sufrimiento.

Una vez conoces a Elisa Toledo, queda muy de manifiesto su sensibilidad por todo lo que la rodea. Cualquier cuestión puede reclamar su atención, y desde ese momento, “se despierta la chispa” y siente la necesidad de escribir sobre el tema, “llegando incluso  no dormir, hasta haber fijado esa idea”.

Son sus espacios preferidos, el campo en general, el Patio de Comedias de Torralba de Calatrava, el parque del polígono dónde hacemos los diferentes shooting. Es el patio de butacas la primera localización en la que iniciamos la sesión, y después de visto el resultado, es un retrato en el enclave por el que me decido. Acaso, son sutilezas mías, pero la observo más identificada con la localización, lo mismo por la relación estrecha que mantiene con el teatro.

Es paradójico el tema de la luz. Su luz preferida es la luz del atardecer, en la amplitud de la horizontalidad de nuestros campos manchegos, la calidez es el elemento principal que ella valora. Yo he preferido esta vez, elegir la luz suave y confinada de la sombra en el patio de butacas del Patio de Comedias. Es una luz menos agresiva, dentro de un espacio muy cotidiano para ella.

Elisa Toledo ©Pepe J Galanes

Elisa Toledo

Dejo un poquito de mí en cada historia que escribo, para mí es mucho más que juntar letras. Cuando escribo me enamoro de una mirada, de una expresión, de una piel, unas manos, de una historia que hago mía y plasmo en mi corazón.

Quedo atrapada en un perfume, en las hojas doradas del otoño, en los hilos plateados de la madurez, en el vacío de palabras mudas, en caricias que se cansan de esperar.

En un nuevo día que asoma sobre la tierra, en una noche larga que nunca acaba, en el verde de laderas y montañas, en palabras despiadadas que rompen el alma.

Cuando escribo late con fuerza mi corazón, cada letra, cada verso refleja una vida, mi motivo es que no se olvide en el tiempo para que quede en el recuerdo y no se pierda todo cuanto siento.

Al amor imposible de la luna y el sol, a las flores frescas que asoman por mi balcón, ¿por qué no? a amores antiguos escondidos en un rincón. A heridas y recuerdos que afloran dentro de mí y a escondidas y disimulando a toda prisa plasmo.

A veces duele describir lo que parece perfecto y yo lo contemplo lleno de defectos, por su contra los defectos llenos de belleza intensos; algunas sonrisas ocultan lamentos, algunos actos no entiendo cuando crean sufrimiento.

Cuando escribo no soy yo solo una herramienta de mi exterior, un instrumento que se apodera de mi alma donde representa con palabras apiladas y no deja de plasmar todo cuanto abarca mi mirada.

A veces lloro cuando escribo, otras me quita el sueño, otras interrogan mis entrañas, otras me delatan, otras me asustan ¿qué porque escribo?

Porque me hace sentir que vivo.

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario