Poetas con Luz AmbienteELISABETH PORRERO

Poetas con Luz Ambiente, Elisabeth Porrero

Son varios los lugares, donde Elisabeth se refugia a la hora de escribir.  El espacio elegido para la sesión, fue su estudio.

Frente a su escritorio, una gran luz de ventana. Una luz grande y frontal, evidenciaría unos matices muy suaves… precisamente, no es lo primero que se me vino a la cabeza a la hora de la presentación.

El sentimiento reflejado en sus poesías “Para mí la poesía es el lenguaje de los sentimientos“. En este caso me hago eco de sus palabras, y me di cuenta, de que la cuestión poética que iba buscando, debía ir en paralelo, con la manifestación de fuerza en su mirada… ninguna de las versiones – poética e icónica- debería eclipsar a la otra. Por lo tanto, el tratamiento del retrato consistía en lateralizar esa luz y con ello añadir ese contraste que de principio vi en Elisabeth.

Elisabeth Porrero ©Pepe J Galanes

Elisabeth Porrero ©Pepe J Galanes

Elisabeth Porrero Vozmediano

Para mí la poesía es el lenguaje de los sentimientos, como para otros lo es la pintura, la fotografía, la música, la escultura… Somos, a través de las palabras. Ellas nos definen, nos moldean y, en un poema, se colocan, para expresar, de un modo muy preciso, lo que sentimos y lo que nos hace sentir todo lo que nos rodea.

Tengo publicados cuatro poemarios: “Peregrino de sueños” (BAM 2012), “Tratado de ciencias inexactas” (Huerga y Fierro 2019), “El Asombro en piel” y “Las rosas de los lunes” (Excma. Diputación Ciudad Real, colección monográfica Revista Manxa). En ellos, en el resto de poemas que escribo y  en mis artículos hablo de la vida como un aprendizaje continuo, como un hermoso viaje hacia nuestro interior, hacia los demás y hacia los paisajes que vemos y que tanta cosas nos dicen.

La vida es una bellísima colección de cajas de sorpresas. Solo tenemos que estar muy atentos para ir viéndolas, abriéndolas y apreciando lo que guardan dentro. Porque hacer poesía no es solo escribir versos que rimen o tengan una medida determinada. También es mirar mucho, tener los ojos bien abiertos porque hay muchos poemas a nuestro alrededor o dentro, incluso, de nosotros mismos, que ya están escritos. A esos, el que escribe versos, simplemente les da forma en un papel.

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario