Poetas con Luz AmbienteRemigio Arías

Poetas con Luz Ambiente, Remigio Arias

Hay tantas cosas por las que emocionarse y sentir la poesía en la vida, que sería imposible no dejar correr la pluma, desde el corazón hasta la mano, para que libremente pueda expresar los sentimientos.

A medida que iba transcurriendo la sesión y charla con Remigio Arias, más me ratificaba, en la opinión a cerca de los diferentes creadores sobre cualquiera de las disciplinas que practiquen. Cuando se lleva dentro el arte de transmitir sensaciones, da igual la manifestación artística elegida, la cuestión es expresarse.

Remigio empezó con la pintura, esta creatividad por cuestiones que no vienen al caso, acabó declinando en la poesía; es esta la que le muestra las mayores satisfacciones.

La cuestión que es un gran observador de la vida que ante él se manifiesta. Unas veces en su estudio, otras sentado en un banco, observador fiel de lo que ante sus ojos y tal vez ante su imaginación acontece. No es poeta de una determinada temática, “simplemente se sienta a contemplar la vida”, su poesía depende del momento y circunstancias. No arriesgo nada, al decir que escribe desde el sentimiento.

Hablando de la luz de la sesión, resultó ser una luz que según viajaba a Álcazar, fue muy cambiante. Al llegar a Puerto Lápice, nublado y con lluvia, pero escampó. Al llegar a Herencia, el sol había salido, pero me encontraba grandes charcos, evidencia de haber llovido bastante. Al llegar a Álcazar, muy cambiante, nubes y claros.

No era consciente, de que las diferentes situaciones lumínicas, no paraban de decirme cual era la luz que debía elegir para retratar a Remigio. Pasamos de las luces laterales de un aula y claustro del colegio donde estudió, a la luz de tunsgteno y de ventana de su estudio, a la escasa luz del anochecer en el parque Alces de su localidad. Analizando la sesión, hubiera sido igual la luz que hubiera elegido. Al igual que escribe bajo las sensaciones que delante de él se despiertan al contemplar la vida, su luz resulta ser, la luz del momento.

Remigio Arias ©Pepe J Galanes

Remigio Arias

A mí nunca me ha gustado definirme como poeta ya que ese calificativo corresponde ponerlo a los que me lean. Tengo muy claro que la poesía es una manera muy especial de comunicarme con los demás, porque lo que escribo es la expresión y el reflejo de mis sentimientos.

A principios del siglo XX el poeta y dramaturgo Jean Cocteau dijo “el poeta es un mentiroso que siempre dice la verdad”. Supongo que se referiría a que hay ocasiones en que el poeta escribe con metáforas o frases que son contradictorias y por lo tanto parecen mentiras. Sin embargo, con esas metáforas o esas frases, lo que pretende es  llegar mas allá de lo meramente escrito, realzando y dando fuerza al significado de las palabras de una forma poética.

Escribir poesía es la forma de expresar, con la sensibilidad que a cada uno nos caracteriza, todo lo que nos afecta de una manera especial y poder exteriorizar los sentimientos  para liberarnos de una carga sentimental o emocional que llevamos dentro y nos oprime.  Posiblemente el hecho de escribir poesía sea una forma de terapia.

Son los estados de ánimo del poeta en cada momento los que determinan qué tipo de poesía necesita escribir y es curioso que, en la mayoría de los casos, el poeta se vuelve  más poeta y expresa mejor sus sentimientos cuando esos estados están más próximos a la tristeza, a la melancolía o a la añoranza, aunque a veces también la naturaleza nos hace sentir emociones o sentimientos tan fuertes que son difíciles de expresar de una forma sencilla.

¿Quién podría sentir indiferencia ante una puesta de sol o un amanecer? ¿Quién, al contemplar una flor, no sentiría que es la manifestación más perfecta de la belleza? Seguramente nadie. La diferencia es que unos disfrutarían sólo del momento y otros además tendríamos la necesidad y la suerte de poder expresarlo con palabras en un poema.

Hay tantas cosas por las que emocionarse y sentir la poesía en la vida, que sería imposible no dejar correr la pluma, desde el corazón hasta la mano, para que libremente pueda expresar los sentimientos.

Remigio Arias

Agosto de 2021

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario