Poetas con Luz AmbienteEusebio Loro

Poetas con Luz Ambiente, Eusebio Loro

“Mi poesía está llena de bocetos, de imágenes surrealistas e impresionistas, que se revelan en cada madrugada. El romanticismo forma parte de mi existencia, es mi pasión de trasmitir aquello que duele, sonríe y llena el alma”.

Hasta ahora y en alguna ocasión, he comentado de la dificultad que supone, escribir de un poeta disponiendo de poco tiempo para llegar a conocerse. En el caso de Eusebio, el comentario anterior se queda en las antípodas. Nos conocemos ya de unos años, siendo el elemento aglutinador, la fotografía. “Por si hay gente que no lo sepa”, es un creador multidisciplinar y el arte de la “imagen latente” se encuentra entre sus aficiones, aunque no sea el motivo por el que lo voy a retratar y sea la poesía.

La luz, elemento imprescindible para que el ojo del cazador, sea capaz de vislumbrar las múltiples expresiones artísticas que profesa, y transformado a base de experiencias; en el caso de la sesión, es una luz que procede de la ventana que se ubica delante de su pc y junto a la calidad lumínica, es la que nos hace vislumbrar su interior romántico.

Si de entre muchas localizaciones posibles en su casa, he elegido esta. La elección se debe a que en el lugar me encontré una escultura de don Quijote y como tal, la pretensión es la de establecer un símil entre “El Hidalgo” y Eusebio.

Eusebio, es un quijote que se atreve con los molinos de las diferentes artes que profesa; sin temerles, se enfrenta a pecho descubierto, sumergiéndose en ellas y a base de valentía defenderse, sabedor que con el día a día, el sentimiento y la experiencia, se llega a un lugar.

Eusebio Loro ©Pepe J Galanes

Eusebio Loro

Tengo, desde niño, ese sueño que llaman poesía, y lo práctico para hacerme oír, para que tú seas el verdadero personaje, para hacerte ver el otro lado de mis ojos, el otro lado de la realidad, y navegar por esa orilla de estrofas y versos que llenan el alma.

No me defino de ningún modo en la poesía, tampoco quiero hacerlo, es libre de entender y sencilla. No me cuesta decir que mi infancia, no me brindó las puertas para navegar en una barca y atracar en un puerto seguro, cuando se mostraba ante mis sueños como un barco frágil de papel. Sé que es una raíz profunda, pues con el tiempo he aprendido que cuanto más se riega el árbol mejor crece su fruto. Pienso que el no haber conocido a mi padre me ha marcado toda la vida.

A través de mi pluma crece mi pasión, y en cada verso fluye algo de mí mismo, para comunicarme al otro lado. Me hubiese gustado, tan solo tener ese don de escribir, pero ser artista polifacético me resta de entrega. A veces, ciertas circunstancias, como si fuera una lluvia de letras, me hacen escribir apasionadamente o tristemente cuando alguna lágrima emborrona el folio.

Mi poesía está llena de bocetos, de imágenes surrealistas e impresionistas, que se revelan en cada madrugada. El romanticismo forma parte de mi existencia, es mi pasión de trasmitir aquello que duele, sonríe y llena el alma.

El silencio a veces deshoja mi vida, nunca me gustó la soledad para escribir. Utilizo la primavera de mis ojos, para ver en esa naturaleza el momento de salir, de escuchar el viento, de llenarme de agua recién caída, de pisar la tierra mojada, de buscar unas manos que acaricien las mías, unos ojos que me miren y una sonrisa, cuando todavía estoy por descubrirme a mí mismo.

SUGERENCIA

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario